El cortometraje porno más antiguo

El porno ha existido desde siempre. Ahora se enmascara bajo un velo de erotismo y seducción pero son muchas las personas que pueden citar ciertas películas calificadas como pornográficas o de porno porque representaban cuerpos desnudos o bien porque se practicaba sexo. Libros, novelas, comics, cuadros, el porno antiguo ha estado y ahora llama la atención.

Sin embargo, hoy no nos vamos a referir a este tipo de porno sino más bien al primer cortometraje porno que se puede encontrar, uno de entre 1925 y 1930, una época donde el cine de animación era moda y tendencia en esa época (sobre todo porque fue cuando Disney triunfaba con sus películas de dibujos y sus personajes y había otras empresas que trataban de conseguir el éxito también).

Fue durante esa época cuando nació Buried treasure, el cortometraje porno que se conserva (el más antiguo, por así decirlo, protagonizado por un hombre llamado Eveready Harton (se puede traducir como «Siempre dispuesto»Harton). ¿Su afición? Pues follar, no hay otra palabra para describirlos pues vive para eso. De hecho le encanta meter su miembro en cualquier sitio que se le presente, normalmente animales que va encontrando por el campo.

Pero, cuando encuentra una mujer solitaria, decide que también quiere probar con ella y, ni corto ni perezoso, intenta conseguirlo. No te vamos a decir cómo acaba ni lo que pasa porque sería destriparte el cortometraje así que lo mejor es que lo veas con tus propios ojos si te gusta este tipo de animación antigua (y de porno antiguo, todo sea dicho).

En cuanto al autor del mismo hemos de decir que no lleva firma (seguramente porque, en esa época, no estaba demasiado bien visto esto. Por el trazo y características muchos expertos consideran que puede ser de uno de los animadores del estudio Walter Lantz que trabajaba para La Universal. Si aún no te suena, te podríamos decir que hay un personaje muy conocido por todos, un famoso pájaro carpintero que traía por la calle de la amargura a algunos personajes mientras que, a los niños les fascinaba: El pájaro loco.

No es de extrañar pues que no llevara firma este cortometraje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.